viernes, 20 de febrero de 2009

De la publicidad a la investigación: nuevas vías para la monetización en las Redes Sociales


Dos profesores del Instituto de Empresa (IE) escriben sendos posts sobre la utilización de las Redes Sociales como plataforma para la investigación sociológica. Por una parte, Enrique Dans se refiere a la realización de focus group a través de Tuenti. En el Marketing Weblog del IE, Manuel Ángel Alonso Coto escribe: "Facebook pretende ahora atraer la inversión de anunciantes interesados en realizar markets research sobre una masa potencial de 150 millones de personas". Alonso Coto cuenta cómo Mark Zuckerberg, fundador de la que está a punto de ser la red social más poblada del mundo, "preguntó a través de Facebook a más de 100.000 americanos -durante el último foro de Davos- si pensaban que el plan de rescate económico de Obama funcionaría, siendo capaz de afirmar en pocos minutos que 2 de cada 5 pensaban que no".

Saber más sobre lo que la gente quiere. Saber lo que quieren personas de determinados perfiles. Poder saberlo muy rápidamente cuando la situación lo requiera. Se abre un mundo de posibilidades para la investigación. Y una vía más para la monetización de ese enorme capital informacional que acumulan las redes sociales.

No faltará quien plantee sus reservas, quien se refiera al uso de los datos los datos de las personas en beneficio de la red social. Adelanto tres respuestas a los fatalistas:

1) Las redes sociales son espacios de carácter privado a los que las personas entran por voluntad propia. Por lo demás, si las condiciones de uso explicitan el alcance de los datos, quien se registra voluntariamente no tiene nada que objetar mientras ese acuerdo sea respetado.

2) La importancia de los perfiles de la audiencia como piedra angular del modelo de negocio de los medios de comunicación es más viejo que Melquíades. Por eso la nocilla se anuncia a la hora de los dibujos animados y la teletienda es un entretenimiento envenado para los insomnes.

3) Además, la visión debería ser otra: hoy tenemos mucha más incidencia en los cambios que las organizaciones -de todo tipo- realizan en nuestro entorno. Cada vez están más obligadas a escucharnos, a trabajar en función de nuestras exigencias. Y todo en eso en un sitio tan abrumadoramente imperfecto como un planeta en el que se trata de alcanzar el máximo nivel de conciliación posible entre cerca de 6.000 millones de personas. Falta mucho por andar. Pero estamos un poco mejor que ayer.

1 comentario:

Juan Luis Sarchione Terminiello dijo...

Creo que en este caso, si le estan buscando una interesante forma de monetizar el negocio, gracias al flujo de información que poseen.
Incluso si funciona twitter y google, no creo que tarden en copiarlos.