jueves, 12 de marzo de 2009

Publicidad en Internet: el debate que viene y la tesis del cuñado

Puromarketing cuenta hoy que "Google comienza a ofrecer anuncios segmentados". Tomo prestadas un par de frases de esa información: "Permitirá entre otras cosas que los anuncios mostrados puedan ser mucho más relevantes a los intereses de los propios usuarios (...) Según el propio Nathalie Picquot, publicidad Display de Google España, todo esto es posible gracias a los diferentes datos e información extraída de los hábitos de navegación de los usuarios que son recogidos mediante el empleo de cookies de navegación y que en ningún momento recopilan información personal o relacionada con las propias búsquedas realizadas".
Entre los comentarios al post de Dans, hay algunas críticas al uso de información personal por parte del binomio Tuenti/Coca-Cola. Mientras tanto, PuroMarketing recuerda en su información sobre Google que "el 45% de los usuarios de Internet encuestados declararon no sentirse cómodos con aquellas políticas que permiten este tipo de publicidad segmentada".
La polémica va a estar servida por tres motivos: 1) Porque los sitios más importantes de la Red son negocios. 2) Porque su gran ventaja, en términos comerciales y como soportes publicitarios es la facilidad para la personalización. Y 3) Porque los inmigrantes digitales tenemos un concepto de privacidad que generalmente choca contra este tipo de prácticas. De todas maneras, será una polémica pasajera. Nosotros terminaremos adaptándonos y los anunciantes terminarán conociendo el punto en el que el usuario siente rechazo cuando percibe que alguna clase de Gran Hermano está ayudando a alguien a venderle algo.
No las tengo todas conmigo sobre la idoneidad de que la nueva publicidad segmentada de Google. Según vayamos utilizando más las TICs, el boca-a-boca va a seguir ganando importancia: lo que los usuarios más valoran de la Red es que les permite relacionarse más y acceder a más información que consideran confiable con un bajo coste de búsqueda. Y lo que corresponderá a los anunciantes es tratar de participar en las conversaciones de la Red de manera abierta, aportando información de interés que permita generar relaciones, y ayudando a las personas a tomar decisiones.
Es como el caso del cuñado que trabaja como comercial para una determinada marca de coches. Cuando vamos a cambiar de coche, hablamos con él. Y él suele tener la lógica tentación de ofrecernos coches de la empresa para la que trabaja. Nosotros, que sabemos que tiene un interés, tendemos a hacerle caso. Porque como lo conocemos, porque nos inspira confianza, y porque sabemos que va a estar ahí si hay algún problema.
La verdadera ventaja de Internet, en términos publicitarios, es la posibilidad de tener un cuñado en cada conversación.

(Tomé la imagen que ilustra este post de www.micromacroempresas.blogspot.com).

1 comentario:

Juan Luis Sarchione Terminiello dijo...

Creo que si cada uno supiera las condiciones de uso de cada pagina, no entraría a internet.

Sin embargo nos parece tan atractivo tener toda la información a nuestro alcance gratis, que aceptamos el hecho de perder esa identidad única que nos consideramos. Y nos sentimos atacados si nos pueden identificar.

Creo que debemos aceptar las cosas, y tomar los recaudos necesarios, para hacer un uso responsable.